Una de las aplicaciones más inmediatas de la trigonometría es la resolución de triángulos. En este caso se abordan únicamente los triángulos rectángulos.

También se pueden resolver triángulos no rectángulos por descomposición en triángulos rectángulos.

Un triángulo rectángulo es un triángulo con un ángulo recto. El lado opuesto al ángulo recto se llama hipotenusa y los otros dos lados se llaman catetos.

Resolver un triángulo es conocer el valor de sus tres lados y sus tres ángulos.

El uso de las razones trigonométricas junto con el teorema de Pitágoras, nos permiten resolver cualquier triángulo rectángulo conociendo dos datos, uno de ellos ha de ser un lado.

 

Objetivos:

Identificar definiciones de funciones trigonométricas.


Aplicar teorema de Pitágoras


Resolver enunciados que involucren triángulos rectángulos con elementos desconocidos.

 

Resolver situaciones problemáticas que involucren resolución de triángulos rectángulos.