Introducción 

Los yacimientos minerales, tanto metalíferos como no metalíferos, son acumulaciones naturales de una o más sustancias útiles que en su mayoría están distribuidas escasamente en la corteza terrestre, susceptibles de aprovechamiento económico.

 

La clasificación de los yacimientos minerales puede basarse en criterios muy diversos como por ejemplo:

 

a) los minerales o metales contenidos, b) la forma o tamaño del depósito, c) las rocas de caja o d) el proceso geológico que los generó.

 

Las clasificaciones actuales intentan recurrir a aquellos rasgos en los que todos puedan coincidir, como ser las características físicas del depósito. A pesar de ello, si bien las clasificaciones empiezan siendo del tipo descriptivo, generalmente terminan aludiendo a los procesos de formación (génesis).

 





Objetivos


Puesto que la prospección de yacimientos minerales es uno de los principales campos laborales de los geofísicos, se pretende que el alumno logre afianzar una idea general del objeto a prospectar (el depósito mineral) en cuanto a: génesis, mineralogía, forma de yacer, asociación petrogenética, relación con las rocas de caja, formas y dimensiones, y ambiente geotectónico de emplazamiento.