INTRODUCCIÓN

Durante el siglo XVIII, en Europa occidental, concluyó el lento proceso de transición que se había iniciado en el siglo XV, durante el cual la sociedad feudal se desorganizó y se fue instaurando la sociedad capitalista.
Los cambios que ocurrieron en Europa en el siglo XVIII fueron considerados, tanto por los contemporáneos de los hechos como por los historiadores que los estudiaron, revoluciones, porque afectaron profundamente las bases sobre las que estaba organizada la sociedad europea. Posteriormente, algunos historiadores las denominaron revoluciones burguesas, porque fue el grupo social que más se benefició con los cambios.
La Revolución Industrial, ocurrida en Inglaterra, y la Revolución Francesa fueron las dos revoluciones burguesas más importantes, porque sus consecuencias afectaron no sólo a los europeos, sino también a los integrantes de las sociedades de otras regiones del mundo.

  • Reconocer el surgimiento de la sociedad capitalista como un proceso socio-histórico.
  • Identificar las principales transformaciones sociales de dicho procesos.
  • Comprender la formación de las relaciones sociales capitalistas.