Existen muchas problemáticas que una red nos permite resolver lo primero que debemos tener en cuenta es que, en la situación hipotética de un espacio físico en donde hay varios computadoras sin conexión entre ellas, cada una es un mundo aparte.
En este caso, la información que contienen está dispersa entre todas, y hasta es posible que un mismo juego de datos esté duplicado, triplicado o más, debido a que fue copiado a varias maquinas. Cuando cierta información se actualiza en una computadora, inmediatamente hay que copiarla a los demás, de modo que todos tengan la última versión.
El problema es que durante esta operación pueden surgir conflictos, como que algunas de las maquinas contenga una versión distinta del original que hay que reemplazar, de modo que hay que investigar si esta es útil o no; o que nos olvidemos de hacer una copia en alguna de las estaciones con lo cual ciertos trabajos que se realicen en esa maquina se efectuaran sobre información desactualizada.
En cuanto al aspecto económico, también se presta otro problema: para que cada una de las computadoras pueda funcionar, minimamente tiene que disponer de los dispositivos básicos de almacenamiento y conexión que permiten ingresar y extraer información, como una lectora de CDs o un modem; incluso cada equipo deberá contar con su propia impresora.
Si interconectamos las computadoras, es el “sistema en su conjunto” el que debe tener tales dispositivos. Así podremos tener solo un par de unidades lectoras de CD-ROMs, una única lectora de DVDs y algunas impresoras a las cuales tengan acceso todas las estaciones. A los fines del trabajo es como si todas las computadoras tuvieran todos los dispositivos localmente presentes.
La capacidad de almacenamiento del sistema es la suma de las capacidades de todos los discos rígidos, con lo cual cada usuario puede disponer del total y no solo de la capacidad local. Esto implica que es posible seguir utilizando discos rígidos pequeños, en vez de desecharlos por que contribuyen a la capacidad total de la red.