reli

 

religion

Religión Católica

 

Mensaje del Santo Padre Juan Pablo II 
Sobre Trasplantes De Órganos

papaII
 Jueves 20 de junio de 1991 

Con la llegada de los trasplantes de órganos, que empezó con las transfusiones de sangre, el hombre ha encontrado un modo de donar algo de sí mismo, de su sangre y de su cuerpo, para que otros puedan seguir viviendo. Gracias a la ciencia, a la formación profesional y al empeño de los doctores y agentes sanitarios. Sobre todo, esta forma de tratamiento es inseparable del acto humano de donación.

En efecto, el trasplante supone una decisión anterior, explícita, libre y consciente por parte del donante o de alguien que lo representa legítimamente, en general los parientes más cercanos. Es la decisión de ofrecer, sin ninguna recompensa, una parte del propio cuerpo para la salud y el bienestar de otra persona. En este sentido, el acto médico del trasplante hace posible el acto de entrega del donante, el don sincero de sí que manifiesta nuestra llamada constitutiva al amor y la comunión. Amor, comunión, solidaridad y respeto absoluto a la dignidad de la persona humana constituyen el único marco legítimo para el trasplante de órganos.
Se podría agregar mucho más, como por ejemplo una reflexión sobre los médicos y sus asistentes, que hacen posible esta forma extraordinaria de solidaridad humana. No debe separárselo del acto de entrega del donante, del amor que da la vida.
Tampoco los receptores de un órgano trasplantado deberían olvidar que están recibiendo un don único de otra persona: el don de sí mismo hecho por el donante, don que ciertamente se ha de considerar como una auténtica forma de solidaridad humana y cristiana.
Que el Dios del cielo y de la tierra os sostenga en vuestro esfuerzo de defender y servir la vida a través de los medios maravillosos que la ciencia médica pone a vuestra disposición; y que os bendiga a vosotros y a vuestros seres queridos con la paz y la alegría.

 

Papa Benedicto XVI, Roma, noviembre de 2008.

La donación de órganos: un don que da vida.
"Una medicina de los trasplantes correspondiente a una ética de la donación exige por parte de todos el compromiso para invertir todo posible esfuerzo en la formación y en la información, de modo que se sensibilicen cada vez más las conciencias sobre un problema que afecta directamente a la vida de tantas personas".
"Por eso es necesario evitar prejuicios y malentendidos, disipar diferencias y miedos para sustituirlas con certezas y garantías, de modo que crezca en todos una conciencia cada vez más extendida del gran don de la vida".


Religión Evangélica
Debemos buscar lo bueno: siendo misericordiosos de cuanta manera nos sea posible, y haciendo toda clase de bien conforme tengamos oportunidad, y en cuanto podamos, a todos los hombres, estamos en pro de la vida y ésta abundante, debemos optar por una cultura de donación de órganos, de esa manera el Reino de Dios se hace visible y palpable entre nosotros.
Revdo  H. Cantoriano, Pastor Metodista


Religión Islámica
La religión islámica cree firmemente en el principio de salvar vidas humanas. Varias escuelas de leyes islámicas han invocado el principio de salvar vidas humanas y permitir la donación y el transplante de órganos.


Religión Judía
Hay un gran apoyo y motivación a través de todas las ramas del Judaísmo para la donación de órganos, si alguien esta en la posición de donar un órgano para salvar la vida de otro, esto está permitido. Es un principio básico de las leyes y éticas del judaísmo el valorar infinitamente la vida humana y es imperativo el salvarla siempre que sea necesario.