En las zonas rurales, conforman comunidades o agrupaciones bajo la autoridad de un líder llamado Lonko, en las ciudades en que conforman barrios, suelen reunirse en juntas o comisiones vecinales.

En las distintas provincias se organizan para luchar por la obtención de leyes que garanticen sus derechos o la aplicación de las ya promulgadas para la recuperación de las tierras y demás derechos.

En el transcurso de la década de 1990, muchas comunidades han vuelto a constituir el Nor Feleal, que es un tribunal de justicia formado por los ancianos de la comunidad y que tiene como objetivo dirimir conflictos al interior de las comunidades.
Existen algunas agrupaciones muy importantes, que reclaman el cumplimiento de los derechos reconocidos tanto en la Constitución Nacional como en la de las provincias, como por ejemplo el Consejo Asesor Indígena (CAI).